Innovación – el ecosistema Innovador en México.

Tecnología

La palabra innovación está en boca de todos, se ha difundido como pocas veces se ha visto en el ámbito empresarial y social, un término que, bien a bien, nadie puede definirlo del todo.

Es particularmente curiosa la aplicación que se le da al término en ámbitos tan diversos, desde los negocios (en todos los sectores y tamaños), pasado por los servicios y hasta en los ámbitos familiar e interpersonal. En mayor o menor medida, la definición del mismo pasa por tres aspectos fundamentales que debe contener algo tangible o intangible, que pueda llevar el adjetivo de innovador; estos son:

  • Tener un grado de inventiva.
  • Debe generar valor.
  • Debe ser comercializado, o bien, ampliamente aceptado por quienes sean usuarios de la innovación.

Lo que es consenso general, es que la innovación como valor, actitud, forma de vida, cultura empresarial o social; es fundamental para que sociedad, empresas y país puedan generar mejores condiciones de vida, se mantengan en el concierto económico mundial en una posición de liderazgo. Hay quienes aventuran el análisis de que de ello depende la soberanía económica de nuestra nación. Por lo tanto, es de fundamental importancia procurarla y fomentar su adopción entre el empresariado y la sociedad en general.

Pero, ¿cómo fomentar una cultura que tiene tantas definiciones como aplicaciones en la sociedad?

Una manera de hacerlo es desarrollando un entorno, que en todos los aspectos fomente y facilite la adopción de nuevas formas de hacer las cosas. Un Ecosistema Innovador, en donde sus actores y habitantes tengan la suficiente motivación y medios para crear, probar, implementar, y que encuentren en los demás aceptación, retroalimentación y apoyo para el mismo. Además de implementación en de este Ecosistema al interior de las organizaciones, éste debe estar presente entre los diferentes actores sociales.

Haciendo una comparación con el ya desarrollado ecosistema emprendedor, el Ecosistema Innovador debe adoptar algunos elementos adicionales, como son: colaboración efectiva entre empresarios, proveedores, clientes, competidores y gobierno; dejar de lado la competencia descalificadora, propia de un sistema de hipercompetitividad individual; y la aceptación (que no adopción) del fracaso como medio de aprendizaje.

Si nos enfocamos pilar fundamental de la innovación de la creación de valor, los elementos que deben estar presentes en un Ecosistema Innovador (además del ya mencionado sentido de colaboración efectiva), impulsado desde la sociedad organizada y las autoridades, son:

  • Reglas claras de propiedad intelectual compartida.
  • Acceso a la información, abierta y disponible.
  • Consumo colaborativo de medios de desarrollo tecnológico.
  • Reglamentación fiscal adecuada.
  • Integración de centros educativos.
  • Apertura a la adopción de nuevas propuestas.
  • Acceso a capital de riesgo, etcétera.

Cada uno de estos elementos representa en sí mismo un reto para su implementación, que debe considerarse en su justa medida. En la Comisión de Innovación y Desarrollo Tecnológico colaboramos, a través de COPARMEX, en el desarrollo del Ecosistema Innovador en nuestra comunidad empresarial, a través de fomento a la colaboración entre empresas y universidades, el análisis de tendencias tecnológicas y sociales, y la propuesta de políticas públicas que faciliten la adopción de nuevas tecnologías.

Se requiere apertura y colaboración para resolver los grandes problemas que aquejan a nuestra sociedad; obesidad, falta de cultura del ahorro, corrupción, baja productividad, educación de calidad; son tareas mayores que requieren soluciones innovadoras, acciones disruptivas que solo pueden darse en tal medida mediante la colaboración efectiva, de todos.

¿Qué propone usted para resolverlas?

¿Seremos lo suficientemente abiertos ante nuevas propuestas?

Luis Fernando Garcia Ulibarríhttp://www.coparmex.org.mx

Presidente de la Comisión de Innovación y Desarrollo Tecnológico, Coparmex.

Leave a Reply


*